¡Se nos ponen malitxs!

La primera vez que a una mamá primeriza se le pone malito su bebé, supongo que lo pasará mal, que si fiebre, que si mucha tos, moquetes… Pero, cuando tenemos dos (o más) bebés la situación se vuelve totalmente caótica. Aquí van unos cuantos consejos para sobrevivir a los constipados típicos de esta época del año:

  • Duerme siempre que tengas un hueco. Da igual que sea de día o de noche, da igual si está todo patas arriba o si alguien pretende ir a visitaros… Olvídate del mundo, y si tus bebés duermen, hazlo tú también, ya que por la noche con tanto moquete se les hace muy difícil conciliar el sueño.
  • Aunque los dos (o más) bebés se pongan malitos a la vez, esto no quiere decir que tengan exactamente lo mismo. Puede ser que uno de ellos tenga laringitis, el otro bronquiolitis, otitis…. Lo mejor para no volverse locxs es apuntar en un trozo de papel pequeño (medio folio) la medicina que ha de tomar cada uno, así como las medidas (que si 0’9 ml, que si 1’2 ml….); y una vez hemos hecho la tabla, la colocamos en la nevera con un par de imanes. No olvidemos anotar también cada cuando se lo deben tomar (cada 4h, 6h, 8h…).
  FULANITO MENGANITO
IBUPROFENO ANTES DE DORMIR/1.2 mL X
PARACETAMOL C. 8h/0.9 mL C. 8h/0.9 mL
  • Lo más probable, si están tomando algún que otro medicamento, es que se les suelte la tripa. En ese caso (siempre consultadlo con el pediatra) probablemente os recomendarán REUTERI o algún suplemento parecido. Son unas gotas que le sirven al bebé para restaurar la flora intestinal que los otros medicamentos le están fastidiando.
  • Además, si los bebés tienen tos y/o flemas, lo más seguro es que vomiten gran parte de las tomas, por ello os dirán que les deis menos cantidad, pero más tomas. A mí llegaron a decirme que les diera de comer cada hora u hora y media (cuando ellas normalmente comen cada 4/5 h), pero no les hice caso del todo. Comían cada 2h o 3, y retenían la mayor parte de la leche. Frente a estos vómitos, tenemos que estar muy alerta sobre todo para que no se deshidrate ninguno de los bebés (los síntomas de deshidratación son piel seca, labios secos, notar que los bebés lloran sin lágrimas, que tienen la zona de los ojitos hundida, una fontanela muy pronunciada…).
  • Aunque siempre nos aconsejen alzarles la cunita en la parte donde los bebés apoyan la cabeza para dormir, cuando están malitxs es mucho más importante. La congestión les impide dormir, así que hacer esto os ayudará muchísimo cuando caiga la noche.
  • Pide ayuda. Aprovechar la buena voluntad de las madres o las suegras es una gran idea, por nuestra salud mental. No se puede estar 24h al día sin dormir, limpiando vomitonas, sorbiendo narices, cambiando pañales y más pañales… Acudid a amigxs, hermanxs, a cualquier persona de confianza que os pueda echar un cable, aunque sean un par de horas, para poder respirar hondo y acabar con los dichosos gérmenes que nos fastidian día y noche.
  • Fiebre: es una pesadilla. Yo tengo un termómetro que funciona por infrarrojos, y tarda como 2 segundos en decirnos la temperatura del bebé, totalmente recomendado (se utiliza apoyándolo en la frente del niño, o también por vía auditiva). Además, hacer caso a los consejos de las abuelas casi siempre es una gran idea: si alguno de los bebés tiene fiebre alta (más de  38º) darles un baño. La temperatura del agua debe ser la temperatura normal a la que siempre les bañamos, pero no debe ser un baño rápido, aprovechad para jugar con el bebé, que esté unos 15 minutitos en el agua. Es algo muy efectivo que les baja la fiebre siempre.

  • POSITIVIDAD: aunque apenas durmáis, no veáis a vuestra pareja, ni a vuestrxs amigxs, aunque cada vez os aproximéis más a la imagen de ermitaño; siempre tenemos que tener en cuenta que la pesadilla sólo dura unos días. Como mucho serán dos semanas de lucha constante, y de, posiblemente, algún viaje a urgencias, ¡pero todo lo malo pasa!
  • Cuando los niños se ponen malos, en la mayoría de los casos también nos contagian a los adultos. A las multimamás quizás os recomienden separar a los bebés cuando uno de ellos esté enfermo para no contagiar al otro (lo a los otros) pero como habréis comprobado, es imposible.
    Si el caso es al contrario, que algún adulto se ponga enfermo y no quiera contagiar a los bebés, como ya sabréis debemos lavarnos las manos constantemente (en especial antes de bañarlxs, cambiarlxs el pañal o preparar su comida), así como llevar mascarilla durante todo el día (las venden en la farmacia muy baratitas). Y lo más importante (y lo más difícil también): ¡evitar con todas nuestras fuerzas comernos a besos a nuestros bebés!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s