16 meses reales, 13 de corregida. El desarrollo de mis bebés.

MOVIMIENTO

Alejandra ya camina unos pocos pasos solitas, muy acelerada porque teme caerse. Al menos sus dos o tres pasos los da cada día, varias veces.

Paula está menos confiada, aunque de vez en cuando también da esos pocos pasos solita.

Desde luego aún nos queda para que deambulen solas, pero cada día están un pasito más cerca de hacerlo. Gatean con total agilidad y a toda velocidad, y no tengo prisa porque dejen de hacerlo, ya que sé que es muy bueno para su desarrollo tanto visual como cognitivo. Además les encanta caminar cuando les sujetamos las manitas, es todo un mundo nuevo para ellas, y quiero disfrutar de todo el proceso, con calma.

COMIDAS

Llevo un par de meses intentando pasar a los sólidos, pero el proceso es sumamente lento y, en ocasiones, desesperante. Ambas se vuelven locas cuando nos ven comer y siempre, siempre nos piden. No importa la hora que sea, aunque ellas acaben de comerse su comida, vienen como pajarillos a ver que pueden picotear de nuestros platos.

Alejandra está más animada, y noto que está harta de comer purés. Sin embargo, la cantidad de comida sólida que come no es suficiente (aunque poco a poco va a más), y lo tengo que compensar con purés siempre. No sé por qué, quizás se canse de estar masticando tanto rato y por eso come poco…

Paula también come sólidos pero se cansa antes que su hermana. También noto que está aburrida del puré pero tengo que dárselo a las dos para que no se queden con hambre.

A primeros de julio, cuando empecé con los sólidos, les daba un pedacito de pollo, o pan, o alguna verdurita hervida para que empezasen a tomar contacto con los alimentos sin triturar, pero ahora he tomado la determinación de que coman lo mismo que nosotros. En puré ya toman de todo, verduras, pescado azul y blanco, carne de pollo, ternera, cerdo…. Así que nuestro menú les viene bien. Además yo cocino con poquísima sal y no me gusta demasiado especiar las comidas, por lo que su sabor es suave y adecuado para ellas. Pienso que así, poco a poco irán perdiendo el interés en “sabotear” nuestras comidas y centrarse en su plato, ya que tienen el mismo alimento.

En cuanto a las meriendas, siempre comen fruta, yogures, pan, galletas… Nada de purés.

EXPLORAR

En este aspecto están más o menos a la par. En casa tengo una zona “segura” (libre de enchufes, cables, picos, esquinazos, suelo acolchado…) y es donde ellas permanecen casi todo el tiempo que están en casa, pero a la mínima oportunidad, se escapan. Quieren descubrir todos los rincones de la casa pero yo temo que puedan meterse algún objeto peligroso en la boca o que alcancen algún enchufe.

Están en ese momento de exploración donde quieren descolocar absolutamente todo, probarlo, tirarlo al suelo para ver qué pasa o atizar a la hermana con cualquier cosa que pillan… Y no me importa que todo sea un desastre, sé que es bueno para ellas que tengan la ocasión de investigar todas las formas, colores, texturas y sabores que hay en casa, pero tengo miedo por su seguridad, así que de momento prefiero tenerlas en la “zona de confort”. Supongo que no podré retenerlas mucho más tiempo, así que iré contando los avances.

HABLA

En general, balbucean cada vez más, combinando distintas sílabas al azar para formar palabras sin ningún tipo de sentido. De momento tampoco veo que ellas se comuniquen de ninguna manera.

Alejandra dice mamá. No me llama cuando llora diciendo MAMAAAAÁ, ni nada parecido, pero estoy intentando que entienda que la combinación de esas cuatro letras equivalen a mi persona.

Paula dice papá, y también estamos intentando que entienda el significado que tiene, aunque poco a poco, pero las dos lo dicen a diario.

Las dos dicen “agua” cuando quieren beber o cuando ven el vasito, y ese es el gran avance en este aspecto.

INTERACCIÓN ENTRE HERMANAS

La interacción entre ellas es muy notable desde el primer momento.

Alejandra es más pegona, le gusta tirar del pelo a su hermana, y pegarle tortazos con la mano abierta, sobre todo en la cara o en la cabeza. Cuando le regañamos, deja de hacerlo, así que parece que comprende el “no”, y nos hace caso casi siempre.

Paula últimamente está empezando a hacer lo mismo, aunque no se equipara con el nivel de su hermana. Lo hace de vez en cuando, y parece que no quiere comprender el “no”, aunque creo que sabe lo que queremos decir, sus ganas de tirar del pelo son superiores a lo que nosotros queramos. Además, cuando alguna pega a la otra, siempre les digo “besito, muá” y “guaaapa….guaaaaaapa” para que besen y acaricien a la hermana en lugar de pegarla, y casi siempre obedecen. Se dan besitos cada dos por tres, y nosotros, claro, morimos de amor.

En cuanto a la hora del juego, juegan mucho juntas. Les gusta jugar al pilla-pilla, se llaman la una a la otra a gritos y corretean (a gatas) como si las persiguiera un depredador peligroso, se parten de risa juntas. Además, a la hora del baño también juegan juntas e interactúan salpicándose o haciendo el cucu-tas.

MONADAS

Son como un lorito de repetición las dos, hacen el cucu-tas, se despiden con la mano, están empezando a lanzar besos, besan (aunque no a todo el mundo ni siempre que se lo pedimos), también están empezando a bailar (Paula cuando oye cualquier melodía, sube los puños al aire y los mueve de arriba abajo), hacen pedorretas…

SIGNOS DE ALARMA…

Os adjunto un listado de signos de alarma al año de vida y en los siguientes meses. Ellas tienen 13 meses de corregida así que, en ese sentido siempre me rijo por la edad corregida de las niñas:

Aspecto motriz:

  • No sostenerse de pie apoyado en algo a los 15 meses.
  • No tener adquirida la marcha autónoma
  • No realizar ningún tipo de desplazamiento en el suelo ni cambios posturales o incapacidad para subir las escaleras gateando a los 18 meses

Cognición:

  • No señalar objetos o imágenes ni explorar objetos nuevos a los 15 meses.
  • No reconocer partes de su cuerpo.

Emocional/social:

  • Presentar reacciones inadecuadas ante la separación-reencuentro con sus padres (agresividad, llanto excesivo, evitación)
  • No seguir actividades de atención conjunta (no alternar la mirada entre un objeto y el adulto)

Lenguaje:

  • No decir alguna palabra sencilla con significado al año de vida
  • No saber el nombre de las personas o cosas de su entorno habitual ni señalar con el dedo a los 18 meses.

Autorregulación:

  • No lograr diferenciar entre situaciones de seguridad y las de peligro antes de los dos años.

 Juego:

  • No imita acciones simples
  • No presentar juego funcional a los 18 meses

La próxima revisión en atención temprana es en septiembre, así que veremos qué opina la especialista, aunque yo creo que están estupendamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s