El Síndrome de Transfusión Feto – Fetal (STFF), mi pesadilla

Desde la primera ecografía, en la que me dijeron que venían gemelas, y me explicaron la posible aparición del STFF, lo temí. Cuando llegué a casa busqué lo que era, y sí realmente había riesgo de que pasase. Aunque me dio un escalofrío, y estuve muchos días dándole vueltas, con el paso de las semanas se me fue la idea de la cabeza, y sobre todo viendo que las ecografía iban todas superbién.

Este síndrome sólo puede darse en embarazos gemelares monocoriales, ya que es un problema relativo a la placenta. Como sabéis, la placenta le da al bebé (o bebés) todo lo que necesita. A través del cordón umbilical, nutre al feto, le proporciona oxígeno y alimento, a través de complicadas conexiones sanguíneas.

stff

(Clic para ampliar)

Fuente: http://www.cerpo.cl/_items/File_002_00102_0015.pdf

En mi embarazo, de una sola placenta salen dos cordones, conectado cada uno de ellos a cada una de mis gemes.
Según me explicaron, porque me lo explicaron muchas veces una vez lo detectaron en mi embarazo, llega un momento en que, no se sabe por qué, una de las bebés necesita más flujo sanguíneo. Puede ser un solo segundo, pero la placenta lo detecta y empieza a suministrarle mayor cantidad de sangre que al otro feto. Y el otro feto, lo que hace es donar su flujo sanguíneo al feto que lo necesita. Por lo que me dijeron, esa transfusión de sangre anómala llega a un punto de no retorno: el primer bebé (feto receptor) cada vez necesita más sangre, y el segundo bebé (feto donante) cada vez dona más y más; es un círculo vicioso.

Grados del STFF:

  1. Estadio I: existe diferencia en la cantidad de líquido de ambas bolsas.
  2. Estadio II: ademas de la cantidad de líquido, también hay discordancia de los tamaños de las vejigas; y puede verse el “stuck twin” (el feto donante aparece adherido a la pared uterina, y no reacciona a los golpecitos que recibe del ginecólogo)
  3. Estadio III: idem + alteraciones en el Doppler
  4. Estadio IV: hidropsia fetal
  5. Estadio V: muerte de uno o ambos fetos

El final de este síndrome, si no se actúa, es el fallecimiento de ambos bebés: el feto receptor recibe tal flujo de sangre que su corazón termina por no soportarlo, y fallece de infarto. El feto donante, recibe cada vez menos sangre, por lo que recibe también menos oxígeno del cordón, y por tanto muere de asfixia. Sabiendo esto, podéis imaginar cómo estábamos…

Para evitar que el STFF nos hiciese lo peor que se le puede hacer a unos padres, me sometí a la fotocoagulación con láser de la placenta.

Explicaré los distintos tipos de soluciones que hay para este problema, que puede darse entre la semana 16 y la semana 28 aprox. Si no se actúa, cerca del 90% de embarazos terminan en el fallecimiento de ambos bebés.

-Amniodrenaje: consiste en eliminar la cantidad de líquido amniótico que le sobre al feto receptor. Este sistema no soluciona el problema, la transfusión gemelo-gemelo continúa dándose, por lo que hay que hacer los drenajes de manera periódica.

-Fotocoagulación de la placenta: es una intervención muy parecida a la laparoscopia. Con anestesia local, se le hace un pequeño orificio a la madre y se inserta una microcámara y un láser (2 mm). Con ello, consiguen cauterizar las conexiones sanguíneas oportunas, y acabar con el STFF. También suelen realizar amniocentesis de la bolsa del feto receptor.
Esta operación tiene bastante éxito, pero existen posibilidades de que el feto donante no salga adelante; así como también existe la posibilidad de un parto pretérmino (10-15%). Con esta intervención, aproximadamente un 60-70% de los dos fetos salen adelante, y hay más de un 80% de posibilidades de que uno de los fetos sobreviva.
La primera operación de este tipo se realizó en el año 1999 en el Hospital Vall D’hebrón

elcomercio.pe

Clic para ampliar (Fuente: http://www.elcomercio.pe )

SÍNTOMAS

Los síntomas os los explicaré por lo que he leído, pero es algo meramente orientativo… Yo no sentí nada extraño en ningún momento:

  • Crecimiento repentino del vientre: esto se debe al aumento de líquido en el feto receptor. Con la intervención para drenar el líquido se puede vaciar entre 1 y 2L. Puede darse a partir de la semana 16, y se siente la piel de la tripa muy tirante, o puede picar.
  • Contracciones
  • Tripa muy alta
  • No sentir movimiento de alguno de los bebés
Anuncios